domingo, junio 11, 2006

Las calles dan respuestas

Alguna vez creí en ángeles, los buscaba en el cielo de cuando en cuando...luego me di cuenta que si no estaban ahí, debían de ser terrenales.
En la tierra busqué, creí encontrar, pero todo lo que me quedó fueron cicatrices, malos sabores...no eran, entonces...deje de buscar.


Caminé hasta que lo único que llegaba a mis oídos era el ruido de las fiestas, ni un carro transcurría las calles, y esa soledad me daba la razón sobre que Salamanca desaparecía a las 11 p.m.
No sentía frío y mi garganta hacia un ruido fuerte mientras el humo del cigarrillo la recorría, pensaba...algunos insectos salían a mi encuentro, esa era toda mi compañía...entonces me termine de dar cuenta...





...los únicos angeles que existen son los que uno mismo crea...te pueden ayudar como te pueden destruir.

Yo tengo que despedirme del mío.

Cierro este blog...pero dejo abierto el otro y tambien mi fotolog ,..hasta luego...me llevo el nombre conmigo...fue lo que más me gusto.